domingo, 20 de enero de 2019

Emilio Prados, un poeta heterodoxo




Ser y tiempo es el heideggeriano título de la más reciente antología de Emilio Prados (Málaga, 1899-Ciudad de México, 1962). El ambicioso volumen, publicado por la Fundación Málaga dentro de su colección Las 4 estaciones, reivindica la altura de un poeta mucho más conocido como impresor y fundador, junto a Manuel Altolaguirre, de la mítica revista Litoral.
La edición y selección de textos corre a cargo del escritor y profesor de la Universidad de Málaga Francisco Morales Lomas, quien, además, firma un extensísimo y riguroso prólogo de casi 160 páginas, a lo largo de las cuales se desvelan con acierto las claves de la poesía pradiana, mostrando la auténtica dimensión de una voz singular entre sus coetáneos, y por ello mismo incomprendida. Convencido de que no es posible entender al autor sin comprender al hombre y el tiempo en que este vivió, el crítico andaluz funde las coordenadas histórico-biográficas y literarias, haciendo un recorrido paralelo por ambas, con solidez y exhaustividad, y divide en tres etapas su producción: una primera de evidente influencia vanguardista (1925-1928), una segunda de obligado carácter político (1932-1938) y una tercera de indudable aliento metafísico (1939-1962).
En un primer momento, los versos de Prados están muy influidos por las vanguardias –especialmente por el surrealismo-, pero también por la poesía neopopularista, con una fuerte presencia de referentes naturales, tras los cuales, pese a la tendencia generacional del uso abusivo de la imagen, se intuye tanto la apertura del yo poético a la otredad como la intención de mirar dentro de él para sondear las contradicciones interiores.
Pese a que los libros más representativos de este período tal vez sean Tiempo (1925) y Vuelta (1927), cuyas malas críticas lo llevaron a no publicar nada durante casi una década, los dos más significativos son El misterio del agua -escrito entre 1926 y 1927, aunque no viese la luz hasta 1954, en la mítica antología publicada por la editorial Losada en Buenos Aires- y Cuerpo perseguido -escrito entre 1927 y 1928 pero publicado en 1940, como primera parte de Memoria del olvido-. En ellos se presenta un yo poético que, en un éxtasis casi místico, sale de sí mismo para penetrar en la esencia de lo que le rodea. De este modo, el discurso de Prados inicia un heterodoxo camino donde confluyen la tradición mística, el surrealismo y las nuevas corrientes de pensamiento que colocaban el foco de atención preferente en el ser humano, preludiando, así, el enorme poeta que se mostrará a partir del exilio.
Durante la República y la guerra civil, el poeta malagueño, de ideología comunista, fue uno de los intelectuales más comprometidos con la causa republicana y participó activamente en la defensa de Madrid -de hecho, su compromiso es anterior al de Alberti, pues ya en 1929 publica un poema como “¡Alerta!”-. Su poesía, como la de la inmensa mayoría de sus contemporáneos, cambia tanto temática como formalmente, al ser concebida como un instrumento al servicio de la revolución social, razón por la cual adopta estructuras rítmicas propias de los metros populares -sobre todo del romance- y estructuras lingüísticas que tienden a la inmediatez denotativa y a la austeridad. Las obras más representativas de este momento son Calendario incompleto del pan y el pescado, donde aparecen campesinos, pescadores y niños que sufren las injusticias sociales de la época, y Llanto de octubre, cuyo explícito subtítulo es “Durante la represión y bajo la censura posterior al levantamiento del año 1934”. Sin embargo, sus obras más interesantes son La voz cautiva, cuatro poemas escritos entre 1933 y 1934 en los que junto a la denuncia social aparece un lenguaje surrealista, y Cancionero menor para los combatientes, donde el tono enfático de los romances anteriores desaparece para redescubrir la naturaleza y hallar en sus elementos el dolor y la desesperación.
Tras llegar a México en febrero de 1939 a bordo del barco holandés Veendam, junto a otros intelectuales como José Bergamín, su poesía evolucionará de manera inevitable al mirar decididamente hacia su interioridad. Desde este momento, el pensamiento metafísico y el diálogo establecido con los lenguajes de su época se convierten en los pilares de una de las voces más importantes de la poesía del siglo XX, que, partiendo de la convicción de que la poesía debe ser un territorio de encuentro con el otro, ahonda en temas como la identidad, el sentimiento de búsqueda, el misterio de la existencia, la añoranza y melancolía, cierto ensimismamiento espiritual, la soledad, el cuerpo o el deseo de infinitud.
Algunas de sus obras más significativas son Mínima muerte (1944), sutil penetración, tras asumir la meditación como vía para el conocimiento del mundo, en una realidad más allá de la realidad; Jardín cerrado (1946), una extensa confesión en la que se produce una fértil interacción entre naturaleza y yo poético para, a partir de ahí, dar paso a una reflexión serena sobre los grandes interrogantes que articulan la existencia; Río natural (1957), que profundiza en la búsqueda de respuestas a la existencia, para lo que el yo se fusiona de manera total con la naturaleza a través de la imagen del río; y La piedra escrita (1961), una obra casi mística en la cual este yo aspira a la infinitud a través de la comunión con el afuera.
Pero, tal vez, sus tres obras más importantes sean: Signos del ser (1962), un intenso poema dedicado a la memoria de su madre por parte de un yo poético que deviene en mirada que, tras interiorizar el cuerpo, intenta comprender el mundo a través de un lenguaje profundamente simbólico, difícil de comunicar, que aspira a la condensación y a la síntesis conceptual y poética; Transparencias (1962), donde despoja el lenguaje de todo lo accesorio para, a partir de ahí, nombrar la realidad de un modo nuevo y, por tanto, crearla, convirtiendo, de este modo, a la palabra, pese a su profundidad y oscuridad, en conocimiento del mundo y de uno mismo; y Cita sin límites (1965), libro póstumo escrito a los 63 años, en tan solo dos meses, bajo la certeza de la inminencia de la muerte, cumbre de una poesía mística en la que el yo sale de sí mismo para fundirse con la naturaleza y con el ser humano, dejando su huella en todo aquello que es exterior e interior, con lo que conforma una unidad total a través de la palabra desnuda y directa, que es la semilla que cae en el surco y germina, a pesar de su insuficiencia para expresar sentimiento y pensamiento.
Como no podría ser de otra manera, debo cerrar estas líneas celebrando la aparición de un libro necesario, que pone de relieve la auténtica dimensión de Emilio Prados; y lo hago citando a Jorge Guillén, quien reconoció la novedad de una apuesta poética a la que calificó como “la más singular de las escritas a lo largo del siglo XX”, que, además, hoy se revela como una fértil vía de exploración para la poesía del siglo XXI.

(Publicado en Cuadernos del Sur, 12 de enero de 2019, p. 7)

Autor: Emilio Prados. 
Título: Ser y tiempo
Editorial: Las 4 estaciones
Año: 2018

miércoles, 16 de enero de 2019

Solienses analiza mi discurso de ingreso en la Real Academia de Córdoba

El pasado 13 de enero Antonio Merino, editor del blog Solienses, se hacía eco de mi discurso de ingreso en la Real Academia de Córdoba, pronunciado el 6 de abril de 2017 y publicado en el número 166 del BRAC. 
Bajo el título "Rodríguez de León y Ranchal: dos aproximaciones distintas al acto literario", me acercaba a dos personajes coetáneos vinculados a Villanueva del Duque, que desde hace años forman parte de mi geografía personal. Aunque sean más conocidos por su actuación como políticos durante la II República -el primero fue gobernador civil de Córdoba en el momento del golpe de estado del 18 de julio; el segundo, alcalde socialista de Villanueva del Duque-, ambos acudieron a la literatura, movidos por diferentes intereses e inquietudes.



Vaya desde aquí mi gratitud a Antonio Merino por sus palabras.

En el siguiente enlace podéis acceder al discurso íntegro.

martes, 8 de enero de 2019

"Soliloquios", de Alberto Díaz-Villaseñor



Convencido de ofrecer su obra al lector sin intermediarios, deseoso de marcar tanto los tiempos del proceso de edición como de promoción y estimulado por los buenos resultados de ventas de sus anteriores aventuras editoriales, Alberto Díaz-Villaseñor (Peñarroya, 1959) acude de nuevo a la autoedición a través del gigante Amazon.  
Soliloquios, disponible tanto en papel como en formato digital, está compuesto por cuarenta relatos que pertenecen, según el propio autor reconoce en la nota inicial, “a diferentes épocas y a diversas circunstancias e intenciones, que ahora vuelven a ser corregidos, vuelven a ser visitados, vuelven a ser molestados en el sueño que dormían justamente.”
Concebido, pues, como un conjunto heterogéneo, el libro aborda múltiples núcleos temáticos, “porque, de algún modo, alientan en el interior las viejas pulsiones de la fantasía, el sexo, el misterio, el amor, el miedo, la risa…”, a través de historias de diferente extensión (desde microrrelatos como “Cartas de amor”, “Asombro”, “El peligro de las playas”, “Entendí”, “Sueño de mantas” o “Avispa” hasta las diecisiete páginas de “Deuda pagada” o las trece de “Pregunté por ti”) construidas desde diversos enfoques narrativos, con los que el escritor peñarriblense pretende seducir al lector y hacerlo partícipe de las mismas para desmontarle los andamios con los que ha apuntalado el frágil mundo en el que se afana por sobrevivir.
En ese sentido, se me antoja una obra fronteriza, en tanto y en cuanto conviven temas, perspectivas y tonos ya transitados por Díaz-Villaseñor con inéditas indagaciones. Así, junto a la presencia de la infancia, de la memoria del pueblo o de la minería aparecen la incomunicación, las grietas de nuestra sociedad o la identidad. Igualmente, se alternan relatos más clásicos en cuanto a la arquitectura de la narración con otros más actuales, en los que el narrador se despega del contexto inmediato para construir una mirada más universal.
Semejante dualidad lleva aparejada una utilización distinta de la sintaxis y del léxico. De hecho, coexisten sus característicos períodos sintácticos extensos con la oración corta y rotunda, que quiere noquear al lector y no dejarle margen de reacción. Del mismo modo, la experimentación con un léxico sencillo y sugerente, que busca potenciar los significados de las palabras, alterna con la hibridación de un lenguaje formal e informal e, incluso, coloquial, que utiliza como resorte narrativo el humor y la ironía, llevado al delirio en “Concierto” o “Jóete”, auténticas astracanadas.
No puedo cerrar estas líneas sin citar algunas de las historias que han quedado en mi cabeza dando vueltas: "Por fin esta tarde", "Cenas", "Deformación profesional", "Cariño, cielo, amor", "Tesis", "Mobbing", "Deuda pagada" y, sobre todo, la que abre el libro, "Soliloquio", toda una declaración de intenciones, todo un camino abierto.

(Publicado en Cuadernos del Sur, 22 de diciembre de 2018, p. 8)


Autor: Alberto Díaz-Villaseñor
Título: Soliloquios
Editorial: Amazon
Año: 2018

jueves, 13 de diciembre de 2018

JAVIER SÁNCHEZ MENÉNDEZ: POETA DE LA EXISTENCIA



También vivir precisa de epitafio. Antología poética (1983-2017), recientemente publicada por Chamán Ediciones, viene a sumarse a otras tres selecciones de la poesía de Javier Sánchez Menéndez (Puertorreal, 1964) aparecidas en los últimos siete años, evidenciando el interés que suscita la obra del poeta, ensayista y editor, fundador de la editorial La isla de Siltolá: Faltan palabras en el diccionario (Madrid, Libros del Aire, 2011), Por complacer a mis superiores (Sevilla, Ediciones en Huida, 2014) y Cuarenta y tres poemas (Colombia, Gamar Editores, 2014). Ahora bien, lo que distingue a la que nos ocupa de las precedentes es el rigor y la solvencia del antólogo, José Luis Morante, quien, además de firmar un esclarecedor prólogo, realiza una acertadísima selección de textos.
Convencido de que toda su obra es un único poema, reescrito a lo largo de más de tres décadas, el escritor puertorrealeño, lector inquieto y exigente, que ha configurado una voz propia a partir de una tradición nutricia, apuesta por una poesía que convierte al yo en materia –aunque no exista vinculación entre el yo poético y el personal, merced al proceso de decantación de las palabras en el cajón- de unas composiciones que nacen del merodeo en torno al desconcierto y de la fuerza fertilizadora de la mirada extraviada, capaz de ver más allá de la realidad. En este sentido, aunque el poema pueda surgir a partir de una experiencia anecdótica, filtrada por la cultura literaria del autor, es la observación reflexiva la que consigue unir emoción y concepto, sugerencia y hondura, siendo este el límite en el cual lo escrito se convierte en sacudida, en electrocardiograma de un latido que busca la esencia del mundo.
En su “opera prima”, Motivos (Moguer, Ayuntamiento de Moguer, 1983),  se vislumbra una voz singular dentro de la poesía española de los primeros años ochenta, sustentada en un proceso de ahondamiento y depuración para llegar a lo esencial de la propia existencia.
La defensa de esta singularidad frente a la dominante “poesía de la experiencia” es más evidente en Derrota y muerte a los héroes (Valencia, Abalorio, 1988), su libro más culturalista, escrito desde la conciencia de la opresión que la sociedad ejerce sobre un yo íntimo.
En 1991 se produce un salto cualitativo, marcado por la publicación de dos libros: El violín mojado (Barcelona, Seuba, 1991; segunda edición, Madrid, Libros del Aire, 2013) e Introducción y detalles (Madrid, Betania, 1991). Tomando como sustrato el amor, el poeta articula el primero como un único poema fragmentado y explora, de la mano de Nicanor Parra, el verso libre, cuya cadencia enunciativa le permite indagar en las contradicciones del sujeto enunciador y en la inestabilidad de una historia de amor.
En esta misma línea escribe Última cordura (Madrid, Betania, 1993), que, junto con los dos anteriores volúmenes, conforma un interesante e intenso tríptico sobre el amor, concebido  desde la perspectiva de que “el amor como el aire llena al hombre de humo”.
Pero el carácter efímero de la existencia y del propio ser se impone. De la cruel y terrible constatación de la nada que somos y del vacío que nos espera brotan los poemas de La muerte oculta (Córdoba, Ateneo de Córdoba, 1996; segunda edición, Sevilla, Vitela, 2014), cuyo desengañado título se sustenta en la revelación y en la celebración de la herida, fuente de creación y vida.
Definida una poética fundamentada en una profunda erudición y en un culturalismo vivencial, que acude al trayecto biográfico propio como fuente inagotable de materia prima, Sánchez Menéndez siente la necesidad del silencio para crecer y profundizar en las líneas de fuga planteadas. Así, en 2011, tras quince años, ven la luz dos poemarios: Una aproximación al desconcierto (Sevilla, S.M. Libros, 2011) y Cartoons (Sevilla, La isla de Siltolá, 2011).
Una aproximación al desconcierto aborda la confusión de la que nace su poesía con la mirada maravillada de quien desconoce el mundo. El libro se reeditó meses después con abundantes modificaciones; sin embargo, en palabras de Morante, “la renovada versión destila una perspectiva estética continuista. A pesar del silencio no hay rupturas en el corpus múltiple de la obra.”
Cartoons, por su parte, no es un simple juego culturalista postmoderno, sino que supone una exploración de las contradicciones que sustentan la existencia humana, tomando como motivo algunos personajes de dibujos animados.
En el breve poemario Perdona la franqueza (Córdoba, Detorres editores, 2015) vuelve al versículo del creador de la “antipoesía”, cuya huella es evidente, además, en el uso de la ironía, en la dicción y en el sustrato emocional. El verso libre marca el ritmo del pensamiento del discurso al tiempo que sirve para explorar, de modo fragmentario, la realidad.
La penúltima estación es El baile del diablo (Sevilla, Renacimiento, 2017), escrito entre 2004 y 2017, donde se traza el itinerario de un hombre que contempla con sorpresa lo que le rodea –aunque acuda, como contrapunto, al paraíso perdido de la infancia- y decide dar testimonio de sus dudas y de su fragilidad.
Se cierra el conjunto con cuatro poemas “de un libro inédito en preparación”, con lo que se refuerza la idea de obra en marcha y se cumple con el objetivo propuesto por el editor de la presente antología, que “pretende ser una guía suficiente del recorrido poético de Javier Sánchez Menéndez entre 1983 y 2017”, mostrando la orografía de una poesía nihilista y desencantada, austera y directa, irónica e inconformista, que nace de la contemplación asombrada y reflexiva para adoptar un molde narrativo -aunque sin abandonarse a la coloquialidad- y que descree de verdades inamovibles, por lo que muestra, más que las respuestas, las dudas y las preguntas que sostienen la existencia, fundamentadas en la intuición de la verdad última: “detrás  de todo no hay nada”.

(Publicado en Cuadernos del Sur, 1 de diciembre de 2018, p. 6)

Autor: Javier Sánchez Menéndez
Título: También vivir precisa de epitafio
Editorial: Chamán Ediciones
Año: 2018



viernes, 7 de diciembre de 2018

El poema, acto de resistencia moral. Basilio Sánchez


Un poema único compuesto por cuarenta y ocho fragmentos que, de una forma alegórica y utilizando como hilo narrativo el amor entre dos jóvenes, reflexiona sobre la entereza y la perseverancia como únicas maneras de sobrevivir al extravío ético de nuestras sociedades actuales». Con estas palabras, sacadas de las «Notas y agradecimientos» finales, define Basilio Sánchez (Cáceres, 1958) su último poemario, Esperando las noticias del agua, recientemente editado por la editorial valenciana Pre-Textos dentro de su prestigiosa colección La cruz del sur.
Con tal intención, el poeta despoja el poema de cualquier coordenada geográfica y temporal y construye «un escenario mítico», a partir de un profundo proceso de indagación en las entrañas del desaparecido paisaje rural de la infancia. Semejante regreso a los orígenes es un acto de resistencia moral frente a la intemperie de la sociedad actual, en la medida en que pretende encontrar modos de estar en el mundo que ayuden a superar las grietas sobre las cuales se cimenta. Para ello, el yo poético inicia una incierta búsqueda, con el único asidero de la palabra, por los márgenes propios, asomándose al precipicio interior para tantear las preguntas que dan sentido a su existencia y abrirse, inmediatamente, al exterior, consciente de que solo puede ser definido a partir del otro, que actúa como espejo capaz de dar, de la manera más ajustada posible, su medida, y a partir de los vínculos sobre los que se levanta una relación dialógica.

En este sentido, la creación de los dos jóvenes enamorados y el empleo de la tercera persona -que convive en armónica polifonía con la primera e, incluso, con la segunda- permiten un decir plural, que desborda el ámbito de la intimidad individual para alcanzar una intimidad compartida, con lo que el discurso queda abierto a la alteridad y deviene experiencia colectiva.

Y es, precisamente, en esta dimensión de la palabra, donde radica la profunda humanidad que irradian los versos del poeta cacereño. Versos, cabría añadir, de alguien que ha aprendido a mirar con el asombro necesario los pequeños detalles que lo rodean, para fundirse con lo mirado a través de la meditación y destilar lo observado en materia poética.

Este decir es concebido como un susurro al oído, una reflexión a media voz, en la cual el lector se reencuentra con una palabra germinal, nacida del interior del propio ser que la genera y, por tanto, libre de las connotaciones sociales, ideológicas, históricas o culturales que la han ido erosionando. Tan solo desde esta palabra, despojada de excesos verbales, con la que se podrá nombrar de un modo diferente el mundo y, en consecuencia, crearlo, se pueden tener noticias de un agua que purifica y salva, convirtiéndose en horizonte y trinchera, linde y confluencia, refugio y abismo.

(Publicado en Cuadernos del Sur, 1 de diciembre de 2018, p. 7)

Autor: Basilio Sánchez
Título: Esperando las noticias del agua
Editorial: Pre-Textos
Año: 2018




sábado, 10 de noviembre de 2018

Entrevista en "Piezas", de Canal 54


El pasado 23 de octubre, el nuevo programa cultural de Canal 54 Pozoblanco, "Piezas", que pretende dar a conocer a los creadores de nuestro municipio,  emitió su segunda entrega, dedicada a Rafael Sánchez y a un servidor. Aunque cada vez que me veo y me oigo, siento la incomodidad de quien se enfrenta a otro yo, a un impostor, a un alter ego desconfiado, os dejo el vídeo. No sin cierto pudor.